Trump visita el Reino Unido entre la pompa oficial y la hostilidad de la calle

Tras la cumbre de la OTAN, el presidente de Estados Unidos prosigue su gira europea en el Reino Unido para ponerse al día sobre las negociaciones del Brexit.

La primera ministra Theresa May ha recibido a Donald Trump y a su esposa Melania en el Palacio de Blenheim. La visita de Trump ha despertado una tormenta de protestas en el condado de Oxfordshire, donde los mandatarios tienen organizada el jueves una cena con un centenar de empresarios británicos.

Según una encuesta de YouGov publicada el jueves, el 77% de los británicos dicen que tienen una opinión desfavorable sobre Donald Trump.

“No está haciendo grande a Estados Unidos. Es una desgracia. Por eso estamos aquí”, decía un manifestante.

“Es un racista que se ha apoderado de mi país. Es un aspirante a dictador. Está encarcelando a niños y separándolos de sus familias. Está destruyendo todas las bases de lo que era una gran democracia en EEUU”, añadía otro.

Los manifestantes anti-Trump prometen seguirle a cada paso. Un globo gigante bautizado como “bebé Trump” flotará sobre el Parlamento de Londres. Sin embargo la policía ha prohibido que sobrevuele el hotel donde se alojará Trump en Escocia.

Durante el viernes y el sábado se celebrarán varias concentraciones de rechazo en ciudades de todo el país así como a las puertas de los dos campos de golf del mandatario.

El domingo, los Trump abandonarán Escocia para viajar a Finlandia, donde el presidente se reunirá con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: