Sanchez se hace una foto con Trump

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, pidió hoy que la aportación de cada aliado a la OTAN no se mida sólo por el porcentaje de su PIB destinado a defensa, pues consideró que todos deben ser “justos” y tener en cuenta entre otras variables la participación en misiones internacionales. Sánchez trasladó ese mensaje en su primera cumbre de la OTAN, donde ofreció que España se haga cargo de la misión de adiestramiento y capacitación de tropas en Túnez para reforzar la seguridad en el flanco sur de la Alianza.

La reunión de Bruselas fue la primera ocasión en que Sánchez coincidió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ambos sólo intercambiaron, según fuentes españolas, un breve saludo de presentación.

Trump había venido demandando ante esta cumbre a los dirigentes de varios países europeos, entre ellos Sánchez, que cumplan el compromiso de llegar al 2 por ciento del PIB en gastos de defensa en el año 2024. Pero el presidente de Estados Unidos propuso hoy que el gasto militar de cada aliado se elevara hasta el 4 por ciento de su PIB.

Antes de conocer la nueva petición de Trump, Sánchez, en una declaración a su llegada a la sede de la OTAN, aseguró que comprendía y era “empático” con el deseo de destinar más presupuesto a defensa. Pero al mismo tiempo dijo que, para ser “justos”, hay que incorporar otros elementos. “En primer lugar las capacidades, en las que España está muy por encima de la media, y también las contribuciones, donde estamos también de largo muy por encima de la media de los aliados”, añadió. Por ello cree que hay que hacer “un análisis mucho más completo del grado de compromiso de cada uno de los aliados en la OTAN”.”Y desde luego el de España -resaltó- es un grado importante y comprometido con lo que debe ser la defensa y la seguridad colectiva del conjunto de países de la OTAN”.

En ese contexto, recordó la participación española en misiones de la OTAN como en el Báltico, Turquía e Irak.

Ya en su intervención ante el resto de líderes se refirió de nuevo al reparto de cargas entre los aliados e insistió en que no hay que tener en cuenta sólo las contribuciones, sino las capacidades y el tipo de inversión en defensa. En ese sentido, recordó que el 20 por ciento del gasto en defensa en España se dirige directamente a inversión militar.

Por todo ello, aseguró que España es un país fiable, comprometido con el vínculo transatlántico y muy activo.

Al compromiso del 2 por ciento del PIB se refirió más claramente hoy la ministra española de Defensa, Maragarita Robles, quien junto al titular de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, acompaña a Sánchez en la cumbre.

Como prueba de que eso no empaña el compromiso de España con la OTAN, el presidente del Gobierno realizó dos ofrecimientos al resto de líderes. El primero de ellos fue el de hacerse cargo de la misión de adiestramiento y capacitación de tropas de Túnez después de que este país solicitara ayuda a la OTAN para ese cometido. Sánchez expresó su satisfacción por el hecho de que la Alianza haya asumido que sus nuevas amenazas llegan por el flanco sur, como la que está ligada al terrorismo yihadista, y que se deba actuar en consecuencia.

Además, Sánchez mostró la disposición de España a liderar, si fuera necesaria, la evacuación de la misión de la ONU en Libia desde el cuartel estratégico de Rota y mediante la utilización de sus capacidades anfibias.

El jefe del Gobierno aprovechó su presencia en la cumbre para mantener conversaciones con varios líderes, como la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, y para mantener sendas reuniones con la primera ministra británica, Theresa May, y su homóloga noruega, Erna Solberg.

Mañana tiene previstas otras dos reuniones, una con el primer ministro de Canadá, Justimn Trudeau, y otra con su homólogo de Holanda, Mark Rutte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: