Sáenz de Santamaría gana las primarias y se medirá con Casado, que puede ganar con el apoyo de Cospedal


Sorpresa absoluta en la primera vuelta de las primarias del PP. Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado han pasado el primer corte, con una diferencia de 1.546 votos, y han expulsado a María Dolores de Cospedal, secretaria general del partido durante los últimos diez años, de la batalla final que se librará en el Congreso Extraordinario del 20 y 21 de julio.

Con el 100% de voto escrutado, Sáenz de Santamaría ha obtenido 21.513 votos, el 37%; seguida de Casado, con 19.967 (34%); y de Cospedal, con 15.090 (26%), según ha informado el presidente de la Comisión Organizadora del congreso, Luis de Grandes, en una rueda de prensa pasadas las 23:00 horas desde la sede nacional del partido en Génova (Madrid). Según estos datos provisionales, José Manuel García Margallo ha obtenido 860 votos; José Ramón García Hernández; 668 apoyos; y en último lugar, Elio Cabanes, se ha quedado en 185 papeletas. En total, se han emitido 58.305 votos.

Las bases del PP han elegido, con una partipación del 87% de los 66.706 inscritos, como su líder favorita a quien ha estado fuera del partido en los últimos años, pero ha ocupado la vicepresidencia del Gobierno junto a Mariano Rajoy; y como segunda opción, al ya aspirante revelación y estrella de este proceso al que no ha pasado factura alguna la investigación por su master.

Una vez que los militantes han hablado, ahora serán los compromisarios- 3.184 representantes del partido- los que voten entre Sáenz de Santamaría y Casado.

Uno de los dos tomará el relevo de Mariano Rajoy, convirtiéndose en el cuarto o cuarta líder de un partido dirigido antes también por Manuel Fraga y José María Aznar. Ambos harían historia, la primera, por ser la primera presidenta mujer del PP; y el segundo, el más joven, con 37 años.
Santamaría apuesta por la integración pero Casado quiere “ir hasta el final”

La ganadora de las primarias ha aprovechado su primera comparecencia para pedir al segundo vencedor de la noche iniciar un diálogo con el fin de alcanzar una candidatura de “unidad e integración” de cara al cónclave ‘popular’, pero él lo ha dejado claro en esta noche histórica para el PP: “Quiero ir hasta el final”.

La exvicepresidenta ha anunciado que tratará de iniciar ese proceso para integrarse con Casado, al que insta a hacer el “esfuerzo” que le piden los militantes para no ir al congreso con dos candidaturas que puedan llevar a la división, pero él busca ya el apoyo de los afínes a Cospedal al que le une “una forma muy parecida de hacer política”, según ha dicho en su primera comparecencia como candidato oficial a la Presidencia del PP.

Luis de Grandes ha recalcado que ni la Comisión Organizadora del congreso ni el partido intervendrán para que ambos candidatos se integren en una única candidatura y que “dependerá de su voluntad”.

Contra todo pronóstico, ha quedado fuera la mujer más fuerte del PP, hasta ahora, que parecía tener el mayor poder orgánico en unas primarias que se presentaban como imprevisibles e inciertas y que han dado un resultado inesperado. Visiblemente afectada, también ha comparecido para felicitar a los triunfadores de la noche y pedir que se abra en el partido un período de reflexión. La ex número dos del PP ha dejado su futuro en el aire.
Andalucía, clave en el triunfo de Santamaría

Andalucía, la comunidad con más militantes (169.602) y la que tenía mayor número de inscritos para votar (11.658), ha sido definitiva en el triunfo de la exvicepresidenta del Gobierno, con el 54% de los votos frente a Cospedal, que ha quedado segunda, con el 28%.

Santamaría ha ganado en 30 circunscripciones entre provincias y comunidades uniprovinciales; y por comunidades, en Andalucía, la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Canarias, País Vasco, Cantabria, Melilla y La Rioja.

Casado ha vencido en 14 territorios, y por comunidades, en Madrid, Murcia, Navarra, Aragón, Cataluña, Extremadura y Baleares, mientras que Cospedal ha sido la primera en Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias, Ceuta, con 17 provincias en total.

Los ‘populares’ han vivido su primera fiesta de democracia interna con cierto desasosiego, además de cruce de acusaciones entre los equipos de Cospedal y Casado de pretender orientar el voto de los afiliados en algunas sedes.
Quince días de vértigo para el PP

Pasada esta primera vuelta, quedan ahora 15 días de vértigo en el PP.

Si finalmente hay integración de ambas candidaturas, las aguas se calmarán. Si no, se avecinan tiempos desconocidos en un partido muy poco acostumbrado a la batalla pública en vivo y en directo.

Rajoy, absolutamente fuera del proceso, ni siquiera ha votado en esta jornada inédita en el partido. Sáenz de Santamaría ha dicho que su primera llamada como vencedora ha ido para el expresidente del Gobierno y aún presidente del partido que le ha dicho que “siga trabajando como hasta ahora”.

Queda ahora por ver si ‘barones’ tan influyentes como Alberto Núñez-Feijóo, que este jueves ha pedido, antes de conocer a los vencedores, una candidatura de unidad, se decantan por un ‘bando’ u otro y la presión que desde diferentes sectores del partido pueden ejercer para que Casado no vaya a un enfrentamiento al que, de momento, quiere ir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *