La UE amenaza con 252.000 millones en aranceles si Trump sube las tarifas a coches europeos

La Comisión Europea ha advertido a Estados Unidos de que, si cumple su amenaza de imponer un arancel a los vehículos importados desde la Unión Europea, el bloque responderá con medidas equivalentes, lo que supondría aplicar tarifas adicionales a exportaciones estadounidenses por valor de hasta 294.000 millones de dólares (unos 252.000 millones de euros).

Así lo explica el Ejecutivo comunitario -encargado de negociar los asuntos comerciales de la UE y sus miembros- en un documento remitido el pasado viernes al Departamento de Comercio de EE.UU. e incluido en la investigación abierta por Washington el pasado 23 de mayo -ordenada por el presidente Trump- sobre las importaciones de automóviles, furgonetas, camiones ligeros y componentes de automóviles que proceden de la Unión Europea y que es el paso previo a la decisión de imponer aranceles.
El arancel estadounidense restaría 12.000 millones a su propio PIB

En las diez páginas del texto, los servicios comunitarios defienden que no existe una “amenaza” sobre una industria automovilística norteamericana -a la que califica de sector “sano”-, al tiempo que señalan que imponer un arancel del 25% tendría un impacto negativo de unos 14.000 millones de dólares (12.000 millones de euros) sobre el PIB de EE.UU. y no mejoraría la balanza por cuenta corriente estadounidense.

“Este impacto se agravaría significativamente por las probables contramedidas de los socios comerciales de EE.UU. Los últimos estudios -basados en la experiencia de las investigaciones sobre acero y aluminio- estiman que exportaciones por valor de hasta 294.000 millones de dólares (que equivalen al 19% de todas las exportaciones de EE.UU. en 2017), de varios sectores de la economía estadounidense podrían estar sujetas a contramedidas”, advierte Bruselas en el documento.

Además, la Comisión Europea subraya que el arancel planeado por la Administración Trump sería “contrario a las normas internacionales de comercio”, porque “no hay excepciones en el Acuerdo General Sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés) que justifiquen restricciones por parte de un país desarrollado para proteger a una industria doméstica de la competencia extranjera”.

En la misma línea, y al igual que defiende el Ejecutivo comunitario en el caso de los aranceles estadounidenses sobre el acero y aluminio europeos, el texto remarca que las importaciones de automóviles y piezas de automóviles no suponen una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU., por lo que las tarifas adicionales son “injustificadas” y no tienen “ningún motivo económico”.
Generan más de 120.000 empleos directos en EE.UU.

En cambio, Bruselas enfatiza que las firmas automovilísticas europeas “contribuyen significativamente al bienestar y empleo de EE.UU.”.

“Están bien integradas en la cadena de valor y exportan alrededor del 60% de los automóviles a terceros países, incluida la UE”, apunta el texto, que añade que esas empresas suponen 120.000 empleos directos en plantas de fabricación y 420.000 puestos de trabajo en concesionarios.

“Las compañías de coches europeas impulsan la innovación a través de la investigación y desarrollan la fuerza de trabajo local. Más que suponer una amenaza para la seguridad nacional, son un agente para asegurar la estabilidad económica a largo plazo y la competitividad”, se defiende la UE.

En todo caso, el documento afirma que las importaciones de vehículos europeos en Estados Unidos son “estables”, están “en línea” con la producción del país y responden a “señales de mercado”. Así mismo, destaca que el sector automovilístico europeo y el estadounidense están especializados en “diferentes segmentos de mercado”.

Donald Trump ha criticado en numerosas ocasiones la política comercial de la UE, a la que el pasado domingo llegó a comparar con la de China. En la actualidad, la UE grava con un 10% las importaciones de automóviles, por encima del 2,5% que aplica EE.UU., por lo que el presidente norteamericano ha amenazado con imponer una tarifa adicional del 20% a todos los vehículos ensamblados en la UE.

El año pasado, el bloque europeo exportó a EE.UU. vehículos por valor de 37.400 millones de euros, seis veces más que los 6.200 millones de euros en automóviles estadounidenses que entraron en la UE. Los europeos recuerdan que los aranceles de EE.UU. a las importaciones europeas de otros bienes -como los camiones- son mucho más elevados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: