La Guardia Civil concluye que Ana Julia Quezada “actuó sola” y mató a Gabriel en la finca de Rodalquilar

La Guardia Civil ha descartado este jueves por completo que haya más personas implicadas en el crimen de Gabriel Cruz, el niño de 8 años cuyo cadáver apareció en el maletero del coche de Ana Julia Quezada, la pareja del padre del menor y asesina confesa, y ha concluido que la detenida “actuó sola” y mató al pequeño en la finca de Rodalquilar.

“No tenemos indicios para pensar que haya terceras personas implicadas. La autoría es de Ana Julia y lo hace siempre sola”, han asegurado el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, José Hernández Mosquera, y el comandante de la UCO Juan Jesús Reina, en rueda de prensa en la que han dado detalles de la que han denominado Operación Nemo, “en claro homenaje” al ‘pescaito’, como llamaba su madre al pequeño.

En este sentido, el Instituto Armado considera a la asesina confesa de Gabriel Cruz responsable de los delitos de detención ilegal y asesinato. Precisamente, la Fiscalía Provincial de Almería ha solicitado este jueves al juez que ordene el ingreso en prisión incondicional de Ana Julia Quezada por estos delitos.

Sobre cómo fue la sucesión de los hechos, la Guardia Civil han subrayado que la investigación está bajo secreto de sumario, pero ha remarcado que Ana Julia tuvo “la oportunidad física de hacerlo, pues hablamos de un período de tiempo de dos horas”. Así, ha recordado que la abuela del niño es una persona mayor y que un testigo le dijo que era una zona rural donde viven sin estar pendientes del reloj.

Si actuó sola o hubo más personas era una de las incógnitas que quedaban por resolver en este caso de asesinato, pero no la única. Otra cuestión por saber era si el cuerpo de Gabriel estuvo siempre en el mismo sitio desde que fue asesinado.

Según los investigadores, el cádaver permaneció enterrado semidesnudo en la finca de Rodalquilar desde que murió el 27 de febrero, como reveló la autopsia, en un “agujero” que hizo Quezada y que estuvo oculto con “tierra, cantos, piedras decorativas y unos tablones”, y que no lo hallaron en inspecciones en el terreno porque nunca buscaron a un niño que estuviera muerto.
Siempre buscaron al niño vivo

Los agentes han reconocido que siempre buscaron a Gabriel creyendo que estaba vivo y siempre trabajaron con esa hipótesis. “No había nada que nos indicara que Gabriel estuviera muerto”, han subrayado.

De hecho, han explicado que pensaban que Gabriel “estaba con vida” por la forma de actuar de Ana Julia Quezada, que se convirtió en la principal sospechosa cuando apareció la camiseta del niño. “Nunca le buscamos muerto. Eso habría cambiado todo”, han matizado. Por eso, han afirmado, la investigación se hizo en base a la hipótesis de que el pequeño estaba vivo y retenido en algún lugar.

Principlamente creyeron que Gabriel “estaba con vida” por los comentarios que hacía “casi en público” la propia Quezada sobre que estaba convencida de que el niño iba a aparecer. Y han admitido que así lo siguieron pensando hasta que encontraron el cadáver, un momento que han calificado como “el más duro de sus carreras”.

“La mañana del domingo, tenemos la primera constatación de que pudiera ser que no estuviera con vida y ahí se desarrolla todo el dispositivo y se ordena la detención, que se tuvo que hacer con mucho cuidado para no poner en peligro la vida de una tercera persona y si había un hilo de esperanza de que Gabriel estaba vivo, para no hacerlo peligrar”, han explicado.
La camiseta de Gabriel

La aparición de la camiseta de Gabriel fue fundamental en el caso para fijar las investigaciones sobre Ana Julia Quezada, quien, según los mandos de la Guardia Civil, pretendía desviar la atención, porque la prenda apareció en una zona cerca de donde vive una expareja de la detenida, y crear “esperanza” de que aparecería el niño.
Para todos los públicos
reproducir video 03.29 min
La Guardia Civil explica las pistas que llevaron a investigar a la asesina confesa de Gabriel

Los agentes han explicado que investigaron a todo el entorno familiar del niño, pero que a medida que avanzaba la investigación, todo les indicaba que Ana Julia Quezada estaba detrás de la desaparición y comenzaron a someterla a un seguimiento más pormenorizado.

“Ahí coge fuerza la línea de investigación sobre Ana Julia Quezada. Es sometida a una vigilancia, y vemos que con frecuencia se acerca a una vivienda que Ángel -el padre del niño- tiene a cinco kilómetros de Las Hortichuelas, pero siempre va acompañada”, han explicado.

Sobre si informaron a los padres de estas sospechas, los investigadores lo han negado, aunque han reconocido que también la familia tenía la misma “sensación”.
Rechazan que la detenida actuara en defensa propia

Por otro lado, los investigadores han rechazado en base a las pruebas recabadas que la asesina confesa matara al niño en defensa propia tras una discusión, tal y como había alegado en su declaración tras la detención.

“Los padres educaron en todo momento al niño en el amor y el respeto, en ningún momento Gabriel pudo hacer esos insultos -en referencia a que la llamó ‘negra’ como dijo Quezada-“, han defendido. “Tenemos la carga de prueba para demostrar los hechos”, han añadido.

Sobre cómo se llevó a Gabriel, los investigadores han subrayado que “solo lo sabe la detenida y el niño”, pero creen que por cómo era el menor, posiblemente accediera a irse voluntariamente con Ana Julia Quezada en su coche.

Los investigadores han asegurado también que tienen acreditado que la detenida actuó de acuerdo a un “patrón ilógico” y que desconocían que pretendía hacer con el cadáver cuándo lo llevaba en el coche.

Los mandos de la Guardia Civil consideran que Ana Julia Quezada es una mujer “con una frialdad máxima, con falta de empatía hacia otras personas, posesiva, egocéntrica, además de “bastante manipuladora” y con “ambición económica”.

En cuanto al móvil del crimen, los mandos de la Guardia Civil han indicado que está en la cabeza de quien lo comete y tan solo se han limitado a subrayar que el padre, “Ángel, adoraba a su hijo y para él, era lo primero”. “Los fines de semana los pasaba con él, a cualquier hora estaba con él y eso es lo más importante”, han añadido.
La mayor búsqueda de un desaparecido

Los investigadores han dado también detalles del dispositivo que se desplegó a raíz de la denuncia por desaparición presentada por la familia el 27 de febrero a las 20.30 horas. “Se trata de la mayor búsqueda coordinada de un desaparecido”, han calificado.

En este sentido, han asegurado que más de 5.000 personas colaboraron en la búsqueda entre los más de 3.000 voluntarios y los 2.000 profesionales. En total se rastrearon más de 625 kilómetros cuadrados y se inspeccionaron más de 500 puntos, entre pozos y aljibes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *