La gran noche de Raphael en Madrid

“Punto y seguido”, “eterno”, “en carne viva”, “sigo mi camino”… En su extensa carrera ha incidido tantas veces en los títulos de sus trabajos en las cualidades de su vigencia y longevidad artística que anoche, en otra noche de éxito, perdida ya la cuenta, Raphael se volvió “infinito” en su ciudad fetiche.
A los 75 años, los mismos que en pocas horas cumplirá Julio Iglesias relativamente alejado del foco mediático, Raphael ha brindado en el WiZink Center de Madrid un “tour de force” de 140 minutos de duración, fruto de la energía incombustible de alguien que, habiéndolo cantado todo, aún nombra su gira “Loco por cantar”.
Así se llama también uno de sus más recientes temas, incluido en el disco “Infinitos bailes” (2016), con el que su intérprete quiso actualizar su repertorio de manos de compositores de generaciones más jóvenes, de Mikel Izal a Bunbury, pasando por Rozalén, Dani Martín e Iván Ferreiro.
Prácticamente agotado el tiempo de sus presentaciones en vivo (en noviembre publicará nuevo álbum junto al compositor Lucas Vidal), Raphael pasó por última vez por casa con esta carta bajo el brazo, de nuevo con todo el aforo agotado y 12.000 espectadores ávidos de música.
 
CONCIERTO RAPHAEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *