La búsqueda del niño desaparecido en Mallorca se centra en el mar tras el hallazgo de nuevos enseres personales

La búsqueda del niño arrastrado el martes por la riada que arrasó el levante de Mallorca se centrará mañana en el mar, después de que durante la jornada de este sábado se haya rastreado sin éxito un área del torrente donde se amontonaban cuatro camiones, nueve coches y dos motos.

Buena parte de los 200 efectivos que por cuarto día consecutivo han buscado al niño de 5 años desaparecido han trabajado en esa zona muy próxima al pueblo de Sant Llorenç, mientras que en la costa, junto a la desembocadura del torrente de Ses Planes, tres embarcaciones iniciaba el rastreo marítimo una vez se ha aclarado el agua tras el masivo vertido de lodos.

“Se trabajará hasta 8 millas, que son 14 kilómetros mar adentro. Eso implica un cambio de estrategia en la búsqueda”, con medios “más especializados”, ha anunciado tras la reunión de coordinación de esta tarde la consellera balear de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera.

En Cala Morlanda, cerca de la salida del torrente al mar en S’Illot, se ha encontrado esta mañana una mochila perteneciente al pequeño que centra todos los esfuerzos de búsqueda, un hecho significativo para los investigadores, que piensan que el pequeño podría haber empujado por las aguas seis kilómetros cauce abajo hasta el mar.

Fuentes de la Guardia Civil han explicado cómo se desarrolló el suceso en el que perdió la vida la madre del niño desaparecido. La mujer circulaba bajo la tormenta desde Manacor hacia Capdepera y se desvió para entrar a Sant Llorenç ante la intensidad de las lluvias; al entrar al pueblo le sorprendió una gran avenida de agua procedente de la parte alta del núcleo.

Hay evidencias de que el agua debió comenzar a inundar y arrastrar el coche, y la mujer, junto con su hija de 8 años y el niño de 5, bajó del vehículo. La fuerza del caudal les arrastró a los tres.

La niña fue rescatada con vida del agua varios cientos de metros más adelante por un alemán que circulaba en bicicleta y el cadáver de la mujer fue hallado en torno a un kilómetro más abajo al día siguiente.

En Sant Llorenç, el núcleo más dañado por la torrentada, han continuado los trabajos de limpieza de calles, casas, almacenes y garajes, igual que en otras poblaciones como Son Carrió, S’Illot y Canyamel. El aluvión solidario del viernes, cuando 1.300 voluntarios se afanaron en limpiar Sant Llorenç, supuso un impulso enorme y hoy el pueblo comenzaba a presentar un aspecto parecido al ordinario.

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha acompañado al conseller de Trabajo, Comercio e Industria, Iago Negueruela, en una visita a pequeñas industrias del municipio afectadas por el desbordamiento del torrente. Son al menos 28, según el conseller, la empresas que se beneficiarán de las ayudas específicas que el Govern pondrá en marcha en las próximas semanas.

Una primera inspección llevada a cabo por la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca en Sant Llorenç des Cardassar y Artá apunta que los daños en las explotaciones serán más de infraestructuras que por pérdida de producción agraria, ha indicado su titular, Vicenç Vidal.

El Govern ha hecho un llamamiento a voluntarios cualificados en albañilería, electricidad, carpintería y en otros oficios relacionados con la construcción para que ayuden a reparar los daños materiales causados por la tromba de agua. Las dos cuentas para aportaciones económicas habilitadas por el Ayuntamiento de Sant Llorenç han acumulado hasta hoy 175.000 euros en donaciones y Bankia ha anunciado que contribuirá con 100.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *