Emmanuel Macron ejerce de líder de la Unión Europea en el Parlamento de Estrasburgo

“Quiero pertenecer a una generación que defenderá la soberanía europea”, con esta declaración de intenciones el presidente de Francia, Emmanuel Macron ha cerrado su gran discurso europeísta en la Eurocámara, en el que ha reclamado una mayor protección a los ciudadanos comunitarios, alejándose de los “egoísmos nacionales” como los populismos y nacionalismos euroescépticos.

Durante su primer año de su presidencia Macron ha hecho gala de su europeísmo, y en alguna ocasión se ha especulado con la posibilidad de que el presidente francés quiera “tomar los mandos” de la UE de manos de la canciller alemana Angela Merkel.

Este martes Macron ha reafirmado esta idea con su presentación de su visión sobre Europa ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo a poco más de un año de las próximas elecciones al Parlamento Europeo del 26 de mayo de 2019.

“Ante los grandes cambios de este mundo necesitamos una soberanía más fuerte que la nuestra”, ha introducido Macron el poder que, a su juicio, debería ocupar la Unión Europea. “Una soberanía complementaria, que no nos sustituya, pero que frente a la inseguridad planetaria, pueda dar verdaderas respuestas”, la ha definido.
Reinventar Europa

El jefe de Estado francés pidió “tomar las riendas de la responsabilidad” en los próximos meses, y avanzar con “resultados tangibles” en asuntos como la inmigración, la ayuda a los refugiados, el impuesto a la economía digital y los recursos propios para un presupuesto europeo potente.

Macron ha asegurado que es necesario escuchar “el enfado” de los europeos y ofrecerles un nuevo proyecto de Europa.

“Hay que reformular Europa y acabar con los egoísmos nacionales, terminar con divisiones norte y sur y este y oeste”, señaló Macron.

Además, agregó que en el actual “desorden global actual” la UE es la única región del mundo donde “hay un alto nivel de exigencia en ámbitos económico y militar, pero también de libertades, de respeto a las minorías, de igualdad entre hombres y mujeres o de lucha contra el cambio climático”.
La generación europeísta

El presidente francés ha insistido en la idea de una cultura común europea. “Lo que nos une no es una moneda o un tratado, es un sentimiento de pertenencia, una cultura”, ha insistido.

“No quiero pertenecer a una generación de sonámbulos. Quiero tomar las riendas”, añadió.

Macron también ha pedido resultados tangibles en materias como la inmigración o la reforma de la Eurozona. Y ha defendido también la imposición de una tasa digital.

Asimismo ha afirmado que está dispuest a aumentar la contribución financiera de Francia para que Europea pueda dotarse de un presupuesto fuerte.
El regreso de la “Verdadera Francia”

Macron, que había pedido expresamente al presidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani que su intervención no fuera solo un discurso, sino un debate de fondo con los parlamentarios, ha conseguido la aprobación del presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker. “La verdadera Francia está de vuelta”, el jefe del ejecutivo de la UE ha calificado el discurso.

Juncker, que tomó la palabra antes de pasársela a los eurodiputados, llamó la atención a Macron sobre que, pese al buen entendimiento y potencial de facto del eje franco-alemán, “Europa no puede ser solo Francia y Alemania”, y pidió involucrar en su reforma interna al resto de socios del club comunitario. “Ojalá que otros se unan a su ambición en los próximos meses en sus objetivos que son también los nuestros”, ha señalado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: