El jefe de Información de la Policía en Cataluña revela 271 comunicaciones de Mossos que espiaban a la Policia y Guardia Civil

“Se están moviendo las unidades de Guardia civil y Policía en el Piolín”, “oye, vienen por aquí furgonetas de las unidades de intervención”, “oye, me pongo a cola, voy siguiendo”, “se dirigen a tal sitio”, “que van a no sé dónde”, “que están aquí paradas”, “que ahora van para allá” y así hasta en 271 ocasiones. El comisario jefe de la Brigada de Información de Inteligencia de la Policía Nacional en Cataluña ha revelado en el juicio del ‘procés’ que solo en Barcelona los Mossos informaron casi trescientas veces de los movimientos de las unidades de este cuerpo policial el día del referéndum del 1-O después de recibir por parte de sus mandos la instrucción de hacer un seguimiento de los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil.

En su declaración como testigo, este mando policial ha afirmado “rotundamente” que hubo vigilancias y que no es una “apreciación subjetiva o errónea” porque la instrucción de vigilarles es difundida por la emisora de los Mossos a las 8.15 horas de la mañana del 1 de octubre desde el Centro de Coordinación Operativa (Cecor), donde estaban los mandos, según se desprende de las grabaciones analizadas posteriormente. Una instrucción que estaba, además, por “escrito” según la documentación que el testigo ha dicho que la Policía ha remitido a la Audiencia Nacional, donde la cúpula de los Mossos está procesada por presunta rebelión.

Un mando de la Policía declara que los Mossos informaron en 271 ocasiones de seguimientos a los agentes

Estas comunicaciones sobre los movimientos de policías y guardias civiles, a los que se identificaban como “escudos” y “banderines”, respectivamente, se produjeron en las cuatro provincias catalanas desde el día antes pero se intensifican a primera hora de la mañana tras difundirse la instrucción, según el testigo. El comandante de la Guardia Civil que analizó las conversaciones de la emisora de los Mossos ese día ya declaró el pasado 20 de marzo en el Supremo que había existido esta orden de espiarles aunque el jefe de Inteligencia de los Mossos el 1-O, Manuel Castellví, lo negó.
Avisos de la llegada de la Policía en varios colegios

El responsable de Información de la Policía en Cataluña, que está investigado en un juzgado de Barcelona por el cerco policial a la sede de la CUP el 20S, también ha explicado que “en algunos casos” pudieron comprobar como funcionarios utilizaron coches camuflados de los Mossos para acudir a los centros de votación del 1-O para avisar de la “inminente llegada” de los agentes de la Policía Nacional.

Este “seguimiento” no se circunscribió solo al 1-O, según el testigo, que ha destacado el 52% de los 229 vehículos camuflados que usó la Policía en Cataluña entre el 15 de septiembre hasta el 15 de octubre de 2017 “fueron chequeados por los Mossos”, que efectuaron hasta 214 consultas. “Ese seguimiento no es normal”, ha subrayado el testigo que ha explicado cómo días después del referéndum una pareja de mossos paró a uno de estos vehículos y les pidió la documentación con la mano puesta en el arma. “Fue una actitud fuera de lugar”, ha zanjado.

El testigo, que ha calificado de “ambiente prerrevolucionario” el vivido en Cataluña aquellos días de “extrema tensión” con una situación “generalizada de desobediencia”, ha declarado que los Mossos tenían orden de no colaborar con ellos el 1-O y de apartarse, incluso, cuando ellos llegaban a los centros.
Algunos mossos pidieron ayuda sin éxito

En este sentido, ha destacado la “pasividad” de los mossos en la mayoría de los colegios aunque hubo casos puntuales de “obstaculización” como en Escolas Pies de Sant Antoni, en Barcelona, donde un mosso con los “brazos en cruz” intentó impedir el paso de la Policía al grito de “dejadles votar” o como el de una intendente que en Sant Feliu de Llobregat “paraliza la actuación” de los mossos que estaban colaborando con la Policía y cuando acaba “saluda reglamentariamente a los concentrados”.

El comisario de Información de la Policía en Cataluña declara que hubo mossos que pidieron refuerzos a su cuerpo sin éxito

No obstante, el responsable de Información de la Policía en Cataluña ha explicado que también había “muchos compañeros” Mossos “que hubieran deseado colaborar” con ellos y en este sentido ha destacado que hasta en 178 ocasiones los parejas de agentes autonómicos que estaban en los colegios pidieron refuerzos de orden público a sus superiores sin éxito.

El testigo, que ha reconocido que en los días previos al 1-O el “clima de desconfianza” entre los tres cuerpos policiales fue en aumento, ha revelado que Castellví “tenía una preocupación seria” sobre lo que podía pasar el día del referéndum y que él mismo le dijo en una conversación privada “si quieres que el domingo vaya bien habla con tu consejero y dile lo que tiene que hacer para que vaya bien”, en alusión a desconvocar el referéndum.
Uso con “mesura” de la fuerza en los centros de votación

El jefe de Información de la Policía en Cataluña ha explicado que en los centros de votación estaba todo “perfectamente organizado por diferentes estamentos sociales y políticos” y cómo había gente encargada de avisar de la llegada de los agentes y cómo otra se encargaba de hacer una primera barrera para impedir su entrada o retrasarla para que otros pudieran esconder las urnas y el material de la votación.

El testigo ha defendido que el 1-O se usó la fuerza con toda la “mesura posible” y ha justificado el uso de pelotas de goma en la Escuela Ramón Llull de Barcelona para facilitar la retirada de los agentes ante la “hostilidad” de los concentrados que intentaron rodear a los agentes y les persiguieron durante centenares de metros.

El comisario de Información de la Policía en Cataluña justifica el uso de pelotas de goma en la escuela Ramón Llull

El testigo ha lamentado que un ciudadano perdiera la visión de un ojo por el impacto de una pelota de goma, pero ha añadido que esa persona “estuvo en primera fila” y protagonizó, según los vídeos, “cinco agresiones directas” a los agentes, entre ellas, el lanzamiento de una valla metálica y una patada por detrás.

Preguntado con insistencia por las defensas sobre los vídeos en los que se ve a agentes saltar sobre los concentrados, el testigo ha respondido que “si ha habido algún caso de desproporción” en el uso de la fuerza “ya tendrá o habrá tenido respuesta desde el punto de vista penal o disciplinario”. Es el primer testigo que abre la puerta a que pudo haber actuaciones que no fueran correctas. De hecho, preguntado por si sabía si había algún expediente en Asuntos Internos ha dicho que “alguna cosa ha habido” aunque con “todas las reservas” porque no estaba seguro. El testigo ha dicho desconocer cuántos ciudadanos resultaron heridos, pero ha declarado que hasta 72 policías tienen un parte médico de lesiones.

Por la tarde, han declarado los dos policías que elaboraron el informe con las imágenes que captaron los antidisturbios con sus cámaras gopro de sus cascos. Uno de ellos, un inspector de policía, ha respondido que ellos analizaron los archivos que les pasó la policía científica pero que no podían saber si esos archivos tenían más minutos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies