El exespía ruso Sergei Skripal y su hija fueron intoxicados con gas nervioso

Scotland Yard lo tiene claro: el exespía ruso Sergei Skripal y su hija fueron envenenados de forma “intencionada” con un agente nervioso, aunque no ha querido dar más detalles sobre su composición. Según el Comisionado Adjunto y jefe de la Unidad Antiterrorista de la Policía Metropolitana, Mark Rowley, no hay ninguna duda de que se trata de un “intento de homicidio”. Rowley ha desvelado que el primer agente policial que acudió al lugar en el Skripal y su hija fueron hallados también está recibiendo atención médica, aunque, a diferencia de estos últimos, el estado del policía no es crítico.
La pizzería Zizzi es uno de los establecimientos precintados

Durante su intervención, Rowley ha insistido en que no hay peligro para el resto de la población, ya que no se trata de un virus que pueda propagarse, y ha vuelto a hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana, en especial a todos los que hubieran estado en el pizzería Zizzi y el pub Bishop’s Mill, situados en el centro de la localidad de Salisbury, en el suroeste de Inglaterra.
La sombra del caso Litvinenko

Lo ocurrido ha tensado en extremo las relaciones entre el Gobierno británico y el ruso. Sergei Skripal, un excoronel de 66 años, vivía en Gran Bretaña tras haber sido condenado en Rusia por revelar secretos de Estado al MI6 británico. Cuando el pasado domingo fue hallado inconsciente junto a su hija de 33 años en un banco del centro de Salisbury, muchos británicos revivieron en su mente el llamado caso Litvinenko.

Ocurrió en 2006 y, al igual que ahora, provocó una crisis diplomática entre Londres y Moscú. La víctima, un exespía enemigo declarado de Vladímir Putin, falleció tras una larga agonía después de ser envenado con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva que le suministraron en una taza de té. En Gran Bretaña, se dio por hecho que fue asesinado por orden directa de Vladímir Putin, algo que el Kremlin siempre negó.
La viuda de Litvinenko presentado un libro sobre su muerte

En cualquier caso, el ministro de exteriores británico, Boris Johnson, afirmó el martes ante la Cámara de los Comunes que su país responderá, “contundentemente” si descubre que el Kremlin está implicado en lo que le ha ocurrido al coronel Skripal y a su hija. Según los medios británicos, varias muestras tomadas en Salisbury están siendo analizadas por especialistas en armas químicas y bacteriológicas del centro militar de Investigación Microbiológica de Porto Down.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *