Bélgica derrota por dos goles a uno a Brasil y pasa a semifinales

Ya hay un equipo revelación en este Mundial de Rusia. Bélgica ha hecho caer a la pentacampeona del mundo. Los Diablos Rojos se mostraron intratables, a pesar de que en la segunda parte Brasil intento generar más peligro sobre la portería de un inmenso Thibaut Courtois. Pero está vez, la leyenda de la Canarinha se disolvió ante el monumental despliegue de su rival. El bloque defensivo, desde donde Tite a construido a su equipo, se vio desbordada por el talento que tenía enfrente. Y la fantasía que se le supone a los verdeamarelhos en el ataque, solo es un recuerdo de otro tiempo ya demasiado lejano.

Comenzó poniéndose el partido de cara para los de Roberto Martínez. En el minuto catorce de Hazard botó un corner y Fernandinho no pudo evitar que el balón tocará en su hombro antes de meterse en su propia portería. Los intentos brasileños por remontar fueron neutralizados por la zaga belga y por su centro del campo liderado por Fellaini. Durante los primeros 45 minutos, el tándem formado por Lukaku y Hazard trajo de cabeza a los de Tite, incapaces de hallar una solución para parar la clase del 10 y la potencia del 9. Fue precisamente este último el que montó una contra desde su propio campo hasta que el balón llegó a De Bruyne, que perforó la portería de Alisson con un disparo cruzado y puso muy cuesta arriba la clasificación para uno de los favoritos.

La historia obligaba a Brasil a salir a por todas en la segunda parte. Pero su dominio resultó inane. No encontró esta vez el equipo a Coutinho, quizá el mejor de los suyos en este campeonato. Y Neymar solo aparecía de forma intermitente y como si fuera el polo opuesto al que cubría el césped de Kazan. Pero el VAR desbarató en todo momento las argucias con las que el 10 intentó suplir su escaso fútbol durante el encuentro. Mucho más inspirados estuvieron Marcelo y el recien ingresado Douglas Costa, dos puñales en la izquierda y la derecha aunque incapaces de superar el sistema de ayudas ideado por Martínez y el muro en el centro de la defensa compuesto por Alderweireld y Kompany.

Los cambios dieron algo de oxígeno a Brasil y fue precisamente Renato Augusto en el 75 y tras haber entrado tres minutos antes por Paulinho el que remató de cabeza un gran pase de Coutinho desde la misma frontal, lo que forzaba el sufrimiento de Bélgica en los últimos minutos, Su rival se volcó en su porteria tratando de buscar la prórroga. Pero dos fallos de los protagonistas del gol de la Canarinha y una memorable parada de Courtois a disparo de Neymar acabaron con sus esperanzas. Pase lo que pase en el partido contra Francia, Bélgica ha dejado ya su nombre escrito con letras de oro en Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *