Así fueron las ocho horas de huida de Igor el Ruso (Heraldo)

Un exmilitar serbio, experto en el manejo de armas de fuego, conocedor de tácticas guerrilleras de huida y con una trayectoria de crímenes a sus espaldas, es el presunto autor de la muerte a tiros el pasado jueves en una masía de Andorra de los dos jóvenes guardias civiles del cuartel de Alcañiz Víctor Romero –30 años– y Víctor Jesús Caballero –38 años– y del vecino de Andorra José Luis Iranzo –39 años–.

Norbert Feher, conocido como Igor el Ruso o Igor Vaclavic y considerado el fugitivo más buscado de Italia, sembró el pánico el pasado mes de abril en el norte de ese país –es sospechoso de haber cometido allí al menos tres homicidios- y en los últimos diez días lo ha hecho en las comarcas turolenses del Bajo Martín y Andorra-Sierra de Arcos, donde el pasado día 5 ya hirió gravemente con múltiples disparos de un arma corta a dos vecinos de Albalate del Arzobispo que le sorprendieron en el interior de la casa de campo propiedad de uno de ellos.

El sanguinario delincuente, que podría haber estado oculto en las dos últimas semanas en el monte de Albalate del Arzobispo y de Andorra alimentándose de lo poco que encontraba en las casas de campo y cometiendo pequeños robos –tal y como sospechaban los vecinos y las fuerzas de seguridad– fue capturado ayer sobre las tres de la madrugada entre Cantavieja y Mirambel. Un capitán y un guardia civil de la vecina provincia de Castellón que colaboraban en el operativo de búsqueda lo detuvieron en el bosque medio adormilado y con tres pistolas, sin que opusiera resistencia.

Fue en el Mas del Saso, en Andorra, donde Igor el Ruso acabó con la vida de los dos guardias civiles y el ganadero José Luis Iranzo. Fuentes de la investigación señalan que este último habría detectado signos extraños en su explotación agrícola, avisando de ello a dos de los agentes que desde el pasado día 5 formaban parte del dispositivo de caza y captura del pistolero. Al llegar los tres al lugar, Feher, quizá agazapado en un punto, abrió fuego contra ellos causándoles la muerte. De nada sirvió a los agentes ir protegidos con chalecos antibalas, pues el agresor les disparó a la ingle y el muslo, conocedor de que esa zona del cuerpo humano la tenían desprotegida y que resulta muy vulnerable al discurrir por ella una gran arteria sanguínea.

Tras robar las armas a los agentes, cogió la furgoneta ‘pick up’ del ganadero y salió a toda velocidad por caminos y carreteras, accidentándose en Cantavieja, al salirse de la calzada el coche por el margen derecho. A continuación robó una bicicleta para continuar su camino pero apenas logró avanzar 200 metros.

Tras ser arrestado, sobre las cinco de la madrugada Feher llegaba en un furgón policial a los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de la capital turolense, donde permanecía a última hora de ayer. Durante toda la mañana fue preguntado por los agentes acerca de su identidad y su historial, con no pocas dificultades a causa de que, al parecer, Feher, ahora con barba, habla solo el idioma italiano. Fuentes de la investigación señalaron que en muchos momentos el interrogatorio “no prosperó adecuadamente”.

Al pesar sobre él una orden europea e internacional de detención emitida por las autoridades italianas, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela le tomará declaración este domingo. El fugitivo comparecerá ante la magistrada por videoconferencia y será informado de que Italia cursó dicha orden, además de ser preguntado si quiere ser entregado al país reclamante. Existe la posibilidad de que la orden de detención quede en suspenso hasta que Feher cumpla la previsible condena que le será impuesta, una vez juzgado, por los hechos cometidos en la provincia de Teruel.

La instrucción, desde Alcañiz

El detenido podría ser trasladado en los próximos días al lugar del crimen, el Mas del Saso, en Andorra, para tomar parte en una reconstrucción de los hechos dentro de la investigación abierta para esclarecer lo ocurrido. La instrucción del caso se lleva desde el Juzgado de Alcañiz, a cuyo partido judicial pertenecen Albalate del Arzobispo y Andorra, y, previsiblemente, Norbert Feher será puesto a disposición de la autoridad judicial de dicha ciudad.

No obstante, todo apunta a que Igor el Ruso será custodiado todo el tiempo que sea posible en la Comandancia de Teruel, cuyos calabozos cuentan con mayores medidas de seguridad que los de Alcañiz.

Norbert Feher, de 36 años de edad, está acusado de haber matado el pasado mes de abril al dueño de un bar de una pequeña localidad italiana cercana a Bolonia, donde también habría asesinado a un camarero, y a un guardia provincial al que le habría pegado tres tiros. A partir de junio, la Policía Italiana le perdió la pista. Ayer, el ministro del Interior de Italia, Marco Minnitu, agradeció a las autoridades españolas el arresto de Igor mientras que un alto cargo de los Carabinieri afirmó que tenían indicios de que el fugitivo se encontraba en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: